Perdiendo una oportunidad

¡Muy buenas a todos! ¿Qué tal os va todo?

Decidir el momento de parar y poner fin a una temporada de montaña es difícil, más aún cuando te encuentras en un buen estado de forma, estás disfrutando corriendo y es Otoño, la mejor estación para correr por la montaña por todo tipo de contrastes: lluvia, barro, frío, calor, nubes, sol, etc.

Pero tienes que poner la cruz en un día y ese día fue el pasado 30 de Octubre. No quería alargar demasiado el año (empecé en Marzo) ya que quiero tener tiempo para preparar un invierno que se prevé bonito y con alguna cosa interesante. Así, decidí que Octubre sería el último mes de la temporada, para luego hacer unas dos semanas suaves, otras dos de adaptación al asfalto y hasta principios de Febrero a volar por asfalto. Pero no vayamos tan lejos aún que hay cosas que contar.

Como os he comentado, hace unos días terminé la temporada de carreras por montaña 2016, mi primer año dedicado al completo a estas carreras. Y fue, tras dos fines de semana con dorsal (2º en la Mitja del Castell y 6º en el KV La Sitja del Llop), en la Marxa dels Roures  (Clàssica), una carrera de 23.5km y +1.470m que se desarrolló en las montañas de Montblanc y el Reial Monestir de Santa Maria de Poblet y que formaba parte del Circuit de Curses per Muntanya Camp de Tarragona.

La semana previa fue diferente, como lo están siendo estás últimas semanas. El trabajo ya estaba hecho y había hecho salidas de 20-25km en las últimas semanas. Tras el kilómetro vertical del sábado, salí a rodar suave por la tarde unos 35′ y el domingo hice la última “tirada larga” con 15km y +600m. Físicamente me encontraba bien y la competición del día anterior no me pasó factura, a pesar de la lluvia y el frío que pasamos en el Montseny. El martes, al estar lloviendo, decidí hacer trabajo físico, Core y multisaltos para luego salir por asfalto unos 11.5km y terminar con unas subidas de 50m. Por la tarde salí a rodar con el Xalenx Trail Kids unos 4.5km. El miércoles tuve otra doble sesión: por la mañana, último fartlek por montaña de la temporada y por la tarde más km’s con los niños. El jueves fui a nadar un rato, el viernes decidí salir por montaña unos 9.5km y +425m y el sábado unos 20′ muy suaves con rectas de activación.

Semana diferente, pero con muchas ganas y fuerzas de gastar el último cartucho de la temporada en Montblanc. El sábado por la tarde revisé el recorrido, tomé unas cuantas notas sobre tiempos de paso, avituallamientos y demás y me fui a descansar. Como ya hice en la Mitja del Castellno tomaría la iniciativa de la carrera desde el principio y dejaría hacer al resto. Creo que cuando no conoces la zona y hay un buen nivel de corredores es bueno dejar hacer al principio y me está sirviendo. A nivel general, el recorrido era rompepiernas, con 3 subidas cortas y explosivas, pero con una subida larga y dura: 2.7km y +460m hasta llegar a los casi 1.000m de altitud y su posterior bajada rápida por sendero de unos 7-8km. Se podía dividir en 5 tramos: de avituallamiento a avituallamiento, aproximadamente, era una buena división. A nivel de tecnicidad leí que había un par de tramos técnicos, pero muy corrible en todo su recorrido. Así que, en general, era una carrera que se adaptaba bastante bien a mis condiciones y había previsto hacer sobre las 2h00-10′. Faltaría ver cómo respondería mi cuerpo.

Mapa.png


Recorrido, altimetría, avituallamientos y datos técnicos de la Marxa dels Roures (Clàssica) 2016.

El domingo 30 de Octubre sonó el despertador temprano ya que la carrera salía a las 9h de la mañana y Montblanc se encuentra a 1h05-10′ de casa, más o menos. Tras poder dormir una hora más por el cambio de hora, me duché, desayuné bien en casa y me tomé un café solo. A las 7 menos cuarto salimos, mi padre y yo, dirección el interior de Tarragona. Aproveché parte del trayecto para dormir un poco más y no cansarme demasiado para la carrera. Llegamos a la población de Montblanc con su imponente muralla y, rápidamente, encontramos aparcamiento y la zona de entrega de dorsales y salida en la Plaça Sant Francesc.

Cogí el dorsal rápido, me dieron una bolsa del corredor muy completa y me fui para el coche a poner el dorsal a la camiseta y cambiarme de ropa. Hacía bastante frío a esas horas en Montblanc, así que me puse la chaqueta y directo a calentar cuando faltaban unos 40-45′ para la salida. Al terminar los 15′ de calentamiento, junto con la movilidad articular y unos progresivos, mi padre me avisó que la salida se había retrasado media hora debido a que uno de los avituallamientos no estaba preparado del todo… Y el calentamiento había servido de bien poco…

Aproveché el rato para ver la salida del Canicross: todo un espectáculo ver como el perro y su propietario se compenetran tan bien y… ¡cómo corren! Tras ver la salida, volví a hacer un pequeño calentamiento para no enfriarme, cogí la barrita energética y me fui hacia la zona de salida. Revisé por última vez el recorrido y las notas tomadas el sábado e hice el último trago de agua. Tenía claro cómo tenía que correr, dónde regular y los tramos en los que tenía que apretar.

Instantes previos a la salida de la 3ª edición de la Marxa dels Roures (Clàssica), de 23.5km y +1.470m.

Ahora sí, se acercaba la hora y los más de 300 participantes de la Marxa dels Roures (Clàssica) estábamos impacientes por salir a disfrutar de las montañas de Montblanc. Y, finalmente, tras media hora de retraso, se dio la salida a la 3ª edición de dicha carrera. Por delante un recorrido de 23.5km y +1.470m por los alrededores de Montblanc, Poblet y Rojalons.

sortida
Salida de la Marxa dels Roures (Clàssica) 2016.

La calle de salida era bonita ya que transcurría por el casco antiguo de Montblanc y con adoquines. Pero poco tiempo tuve de mirarla ya que se salió muy rápido. El primer kilómetro y medio transcurría por el pueblo, así que hubo 2 corredores que salieron pitando para abrir hueco. Yo hice un intento de seguirlos, pero decidí bajar un poco el ritmo, mirar para atrás y ver si alguien respondía a ese duro ritmo. Cuanto más miraba para atrás, menos gente había en el grupo y menos por la labor estaban. Así que cerca del km1 de carrera decidí tirar para adelante y ponerme a rueda de los dos primeros clasificados para formar el trío cabecero junto a Lluisma Mas y Aleix Toda. Pasamos el km1 en 3’43” y 150ppm ya que al final se bajó el ritmo un poco.

Dejamos atrás el pueblo y las primeras rampas de la mañana empezaron. Llusima era quien ponía el ritmo, mientras yo me mantenía en 3ª posición guardando fuerzas. Hasta el km2, la subida se hacía por pista y poco a poco se hacía más exigente. Pasamos por el km2 a buen ritmo (4’20″/km y 161ppm) y poco después dejamos atrás la pista para meternos en los senderos del bosque y empezar la primera subida hasta llegar a la Ermita de Sant Joan (1.9km y +275m). Sobre ese punto, Aleix se empezó a quedar poco a poco y, a medida que íbamos subiendo Lluisma y yo, abrimos más hueco con él.

km2Sobre el km2.5 de carrera, en plena ascensión al primer pico, yendo en 2ª posición tras Lluisma Mas.

El sendero por el que transcurríamos era muy bonito y me recordó a la primera parte del Trail del Moixeró. Había tramos exigentes, pero en general era un camino por el que se podía correr bien y disfrutar del mismo. Sobre el km3 de carrera cogí el relevo a Llusima debido a que se equivocó de camino y ya me quedé liderando el dúo. Decidí quedarme hasta llegar a la Ermita ya que Lluisma había hecho una buena primera parte de subida y quise darle un relevo.

Llegando a la ermita, las rampas disminuyeron un poco hasta que la pasamos por debajo. A partir de allí vino un tramo corto, pero rompepiernas y, finalmente, culminamos la primera montaña de la carrera. Tras coronar, bajamos por un sendero hasta llegar a la pista que nos conduciría hasta el primer avituallamiento de la carrera. Mientras bajábamos, íbamos charlando un poco para hacer la carrera un poquito más amena y que así los kilómetros pasaran más deprisa.

Llegamos al primer avituallamiento situado sobre el km4.5 de carrera, punto en el que las dos carreras se desviaban: los de la Clàssica a la derecha y los de la Petita a la izquierda. Paramos para beber un poco de agua y los voluntarios nos indicaron bien hacia dónde ir. Pasado el avituallamiento, a unos 200m, nos encontramos en una intersección de pistas en la que no veíamos las cintas. Paramos unos segundos, yo me fui para la derecha y Lluisma para la izquierda para ver las cintas y Lluisma las encontró y me llamó rápidamente.

km4.5.jpg
En el primer avituallamiento de carrera (km4.5) junto a Lluisma Mas.

Tras este pequeño percance, seguimos con la bajada por pista mientras íbamos charlando un poco. Sobre el km6, dejamos atrás la pista para meternos en un sendero corto y rápido en el que Lluisma abría paso y que nos dejó en la pista asfaltada del barranco de la Trinidad: terminada la primera bajada del día.

Sin tiempo para recuperar el aliento, la carrera volvió a ponerse cuesta arriba. Poco a poco las rampas se hicieron más exigentes y, al encontrarme bien y con fuerzas, decidí poner ritmo en esa subida corta de unos 1.6km y +165m. La pista me estaba gustando y vi que poco a poco me estaba quedando solo. Estaba abriendo hueco sin apenas gastar de más y en un punto en el que no tenía decidido atacar. Pero las estrategias de carrera están para romperse y no se puede prever todo.

Decidí entonces subir un poquito más el ritmo, sin pasarme (máximo llegando a las 165-167ppm), para intentar abrir más hueco. Dejé atrás el asfalto y me adentré en un tramo de pista, que me llevó hasta el km8 de carrera. La subida era constante, de las que me gustan, y de las que se puede hacer hueco porque puedes ponerle ese puntito a tus piernas.

Rápidamente coroné la segunda cima del día (km8) en el collado de la Vena y la carrera volvió a bajar sin apenas un metro de llano… La primera parte de la bajada fue por unas escaleras que me dejaron enamorado: ¡me encantó bajar por allí! Al terminarlas empezó un tramo más técnico en el que no arriesgué más de lo necesario. Rápidamente se terminó el tramo técnico y llegué a una pista que me llevó hasta la Masía Font de l’Oca. Otra vez, volví a disfrutar de esa pista rápida y la aproveché para comer un trozo de la barrita.

Tras pasar por la masía, giré a la izquierda y me encontré con el segundo avituallamiento de carrera (km9.1) tras 2 subidas y dos bajadas. Paré en el avituallamiento para beber agua e isotónico/coca-cola. Los voluntarios me preguntaron qué quería y les dije que un buen plato de macarrones no estaría mal. Me respondieron que los macarrones los tenían el día anterior para los corredores de la eXtrem de 71km y +4.600m. Tras ese punto de humor y animado por la gente que se encontraba allí, dejé atrás el avituallamiento y seguí con la carrera.

km9
Llegando al segundo avituallamiento de carrera (km9.1) ya en solitario tras haber apretado en la segunda subida.

Otra vez sin tiempo para disfrutar de las vistas (100-200m… jajaja) empecé la tercera subida de la mañana, la más importante, larga y exigente de todas con +460m en tan solo 2.7km y llegando a los casi 1.000m de altitud. Éste era el tramo que había marcado en rojo para cambiar el ritmo, pero ya me encontraba en solitario.

Al dejar la pista, giré a la izquierda y me encontré con un muro. Justo al ver las primeras rampas reduje un poco el ritmo para ir regulando en la subida. En una de las rampas de 30-35% miré para atrás y vi a Llusima, quien estaría a 1′ más o menos de mí. Como las sensaciones, el ritmo y las pulsaciones estaban siendo buenas, pero aún faltaba bastante carrera (más de la mitad), decidí andar rápido en las rampas más exigentes y correr en los tramos con menos pendiente para así ganar tiempo: regulando ritmo.

Pero sobre el km10 de carrera se me saltó la cinta del pulsómetro y tuve que reducir mucho el ritmo y perder unos 15-20″ para volver a ponérmelo correctamente en su sitio. Por suerte estaba en una rampa exigente y estaba andando, pero fue un percance que no me esperaba. Dicho esto, la subida continuó y las pulsaciones se mantenían sobre las 170-175ppm.

Sobre el km10.5 tuve un pequeño tramo de bajada para recuperar el aliento y afrontar la última parte de la subida hasta el km12. Al llegar al punto de bajada pude disfrutar de las vistas que tenía y de lo que me quedaba por delante.

Tras unos 300-500m de sube-y-baja, afronté la segunda parte de la subida. El sendero volvió a ponerse cuesta arriba y poco después llegué a una pista de transición. La pista tenía su encanto con todas las hojas por el suelo, los árboles, el agua, el frío…; en definitiva, un ambiente otoñal que me encanta y que se disfruta mucho corriendo.

Poco duró la alegría porque entré en el sendero final. Otra vez volvieron las rampas duras y exigentes con el famoso curveo hasta que llegué al mirador de La Pena en el que se encontraban un fotógrafo y dos personas más que me animaron. Tuve unos segundos para poder disfrutar de las vistas: ¡que vistas!, pero yendo a 173-175ppm poco rato puedes disfrutar… Me animaron y me comentaron que ya estaba terminando la subida.

Así fue porque a unos 200-300m se terminó la subida más exigente. Respiré y dejé atrás el sendero pequeño para entrar en un tramo llano. En ese punto llevaba unos 12km de carrera y +1.075m hechos en 1h09′. Solo restaban unos 11.5km y +400m de carrera, así que menos de 1h para llegar a Montblanc.

Tras unos 300-400m llaneando por los 950-1.000m de altitud y poniendo un ritmo elevado, empezó la larga bajada que me dejaría en el 4º avituallamiento (km20.2). La bajada tenía su miga y había tramos técnicos, otros muy rápidos y otros en los que se disfrutaba mucho. Pero sobre el km13-14 de carrera, cerca de un rebaño de ovejas y en medio del bosque, perdí unos 30″ para encontrar el camino ya que todo el bosque estaba muy sucio y no se distinguía bien el camino. Superado este pequeño problema técnico y perseguido por el perro que vigilaba las ovejas, volví a coger ritmo para recuperar el tiempo perdido.

Llegué al tercer avituallamiento (km14.8) con bastante margen sobre los rivales que venían por detrás (5′ de ventaja). Al llegar, me paré a comer una golosina, un trozo de plátano, bebí agua y todo esto envuelto de un silencio sepulcral. Comiéndome el plátano les dije a los voluntarios que podían hablar, que no pasaba nada para hablar, jaja, y ellos me contestaron medio riendo que como estaba tan metido en carrera que no querían distraerme. Pero para esto son los avituallamientos, para poder desconectar unos 15-20″ de la carrera. Finalmente, salí animado del avituallamiento y con la golosina (creo que un corazón) en la boca.

Tras ese punto llegó un pequeño tramo de sube-y-baja para romper la monotonía de la bajada y llegué al fatídico km15.5. En medio del bosque y en plena bajada dejé de ver las cintas que marcaban el recorrido. Pensé que solo serían unos metros, pero al ver que empezaba a subir en vez de continuar bajando, volví hasta el punto donde vi la última cinta, me paré y miré alrededor para buscar cintas. No encontré ninguna y decidí seguir por el camino que estaba yendo, pero la cosa no me gustaba y volví al punto de inicio. Bastante nervioso, intenté serenarme y, finalmente, vi que había una pequeña cinta en un desvío del sendero que no habí visto y que estaba bastante escondida.

Sin tiempo para lamentaciones al encontrar el sendero correcto y habiendo perdido unos 8′, seguí con la carrera y me encontré con otra encrucijada. Me encontré con Aleix Toda viniendo en sentido contrario y me dijo que se había medio perdido. Yo le dije que yo estaba completamente perdido y le pregunté en qué posición iba. Me dijo que era 4º, así que yo había perdido 2 posiciones con esa pérdida de tiempo. Nos juntamos, él delante y yo siguiéndole, pero a los 300-400m Aleix se equivocó de sendero por falta de cintas, le grité para que me siguiera y encaramos la última parte de bajada. 

Me encontraba sobre el km16 de carrera (yo llevaba más…), con unos 7-8km para meta y con un solo objetivo en mi mente: intentar recortar al máximo el terreno perdido. Así que, tras encontrar el sendero correcto, serenarme y haber corregido a Aleix, me lancé en la bajada.

Estaba tan furioso que esa rabia se convirtió en gasolina para mis piernas. No sabía el tiempo que me llevaban los dos primeros clasificados, pero me daba igual, yo solo quería recuperar el tiempo con la esperanza de encontrarlos en algún sitio. Rápidamente dejé atrás a Aleix y me arriesgué en la bajada con bastantes tramos técnicos, piedras, etc. Pero me daba igual ya que solo tenía un objetivo en mente.

Pero, raro en mí, disfruté de la bajada. Me lo pasé en grande bajando por esos senderos y tenía la impresión que estaba recuperando tiempo. Pasamos por sitios realmente bonitos, tramos rápidos, pequeñas rampas para romper la bajada, piedras, árboles, agua, hojas…, hasta que me encontré a unos senderistas que me dijeron que los tenía a unos 4-5′. Eso fue un mazazo para mí ya que pensaba que no habría perdido tanto tiempo. Pero seguí como si nada ya que estaba disfrutando la bajada y estaba arriesgando. Hasta que hubo un momento que el pie izquierdo se me fue un poco. Por suerte no fue nada grave, solo una pequeña torcedura. Así que seguí hasta que dejé atrás el sendero y entré en la pista que me llevaría hasta el cuarto y último punto de avituallamiento.

Llegué al km20.2 (AV4), paré unos segundos para beber agua y pregunté si los tenía lejos. Me dijeron que a unos 5′, que no tendría tiempo de cogerlos. Les comenté rápidamente lo que me acababa de pasar y me dieron ánimos para el tramo final de carrera. 

Llegando al 4º y último avituallamiento de la carrera ya en 3ª posición preguntando sobre los 2 primeros clasificados.

Salí del avituallamiento y encaré la última subida de la mañana. Más que una subida era una rampa muy explosiva de unos 500m y +135m. Una voluntaria me comentó rápidamente lo que me encontraría y me vino bien para no pasarme de rosca. Empecé a subir las primeras rampas duras y exigentes y empecé a notar el gasto de energía extra que había tenido que hacer en ese tramo de bajada para intentar recuperar el tiempo perdido. Decidí combinar el correr con el andar para que mis músculos pudieran recuperarse un poco del sobreesfuerzo hecho y poder encarar mejor los últimos kilómetros hasta meta.

Me encontré con dos personas, a quienes les pregunté por la exigencia de la subida, si faltaba mucho y si los tenía muy lejos. También les comenté que me había perdido y él me contestó que el día anterior él también se perdió en la eXtrem por falta de señalización. Tras hablar con ellos, continué subiendo y las rampas se hacían cada vez más duras. Lo estaba pasando mal en un terreno que normalmente me favorece, pero el extra de energía me estaba pasando factura. Finalmente, con sufrimiento, llegué arriba y encaré un tramo de bajada técnica. Miré para atrás y no vi a Aleix, así que el podio lo tenía hecho. 

Empecé a bajar y las piernas se quejaban un poco. Dejé atrás el sendero y volví a una pista con tendencia a subir en el que me encontré a un hombre que, tras preguntarle si faltaba mucho para Montblanc (no tenía referencias del kilometraje ya que llevaba sobre 1.5km de más), me dijo que estaba muy cerca, que ya todo era bajada.

Así fue, después de ese tramito de subida, empecé a vislumbrar Montblanc. Respiré aliviado y encaré la última bajada por pista hasta la entrada del pueblo. Me encontré con corredores de la carrera corta que me animaron y, finalmente, entré en el pueblo de Montblanc. ¡Por fin…!

Tras un tramo largo por el pueblo (sobre todo a esas alturas), llegué a la Plaça Sant Francesc de Montblanc. Entré en la recta de meta, reduje el ritmo y con una cara de negación, rabia e impotencia curce la línea de meta en 3ª posición (1r sub23) tras unos 25km y +1.500m en 2h14′ y 166ppm de media. Llegué a unos 5′ del ganador, Lluisma Mas y a unos 3 del segundo clasificado, Xavier Ayala. Al final hice unos 1.5km y +30m de más al haberme perdido durante unos 8′ por el bosque…

Rápidamente vino mi padre y le comenté lo ocurrido. Me hizo ver que un tercer puesto habiéndome perdido y con un nivel alto de corredores, no estaba tan mal y que había podido recuperar.

Tras charlar con él, llegó el 4º clasificado, Aleix Toda, a unos 2′ de mí. Le di las gracias y le felicité por la carrera. Poco después charlé con el segundo clasificado sobre la carrera y lo que me había ocurrido. Lo sintió, pero así son las carreras, le contesté. Luego repuse fuerzas y charlé con el ganador de la carrera, que no se lo esperaba ya que pensaba que había llegado segundo. Le felicité y comenté lo ocurrido y también me dijo que había cintas que no se veían y que eso complicaba la carrera y te hacía estar más atento.

arribadaLlegada a meta en 3ª posición general y 1r sub23 con mal sabor de boca tras perderme en el km16 liderando la prueba cómodamente.

Tras estar un rato por la zona de meta, fui a ducharme y cambiarme de ropa para la entrega de trofeos. Al volver a la zona de meta, el tobillo no me dolía y, por suerte, había sido solo un susto. Pero como ya se había terminado la temporada, tendría más tiempo para recuperarlo bien.

Me encontré con Daniel Castillo, joven promesa de las carreras por montaña, con quien coincidí en Alcanar en el mes de Septiembre. Me comentó que él también se había perdido en la carrera corta, así como un par de corredores que iban con él liderando la prueba. Al final quedó 2º, pudiendo arreglar la carrera.

Al mediodía se hizo la entrega de trofeos de todas las carreras del fin de semana: ¡buenos premios y obsequios! En el podio me dieron ánimos y sintieron lo que me había pasado, cosa que les agradecí mucho.

podi-2
Entrega de trofeos a los 5 primeros clasificados de la 3ª edición de la Marxa dels Roures (Clàssica).

Tras la entrega de premios volvimos para casa a comer y terminar de pasar un buen domingo en casa con la temporada terminada y con más alegría tras lo ocurrido durante la mañana. A pesar de haber perdido una buena oportunidad para ganar, un tercer puesto estaba muy bien teniendo en cuenta todos los factores y variables y podía estar satisfecho de cómo había terminado la temporada.

Finalmente, quiero dar la enhorabuena a la organización por la gran carrera, no solo por el bonito recorrido que nos brindaron, sino por la calidad de los atletas, las 3 distancias del fin de semana más el Canicross: para todos los gustos y el trato a los mismos. En cuanto al recorrido, como ya os he comentado anteriormente, estaba bien marcado a nivel general, pero hubo 3 puntos (km13-14 , km15-16, km22-23) que no hubiera estado de más poner alguna cinta extra para quedar bien claro ya que no fui el único que se perdió en la carrera. Como recomendación, en la próxima edición intentad poner pintura en el suelo marcando los cruces o tramos complicados ya que son mucho más visibles y los corredores iremos más seguros. También a todos los voluntarios de los avituallamientos, que con alguno hice alguna broma jaja, y a todo el público y corredores que se volcaron con el evento.

Y así ha terminado mi primera temporada de carreras por montaña: con una experiencia más vivida y aprendiendo hasta el final. Ya os haré un balance general en otra entrada, pero la conclusión que saco para el año que viene es que tengo que reforzar mis tobillos. Han sido mi punto débil todo el año (sobretodo el izquierdo) y quiero aprovechar el invierno para trabajarlos con bossu, cintas…

Ahora me encuentro en la segunda semana suave para recuperar y desconectar, pero sin perder demasiado el estado de forma. La semana pasada salí a correr 3 días suaves para sumar 24km, dos días de natación con 2.100m y otro día de BTT con mi hermano sumando 31km y +1.150m y lo más importante: 2 días de descanso absoluto. ¿Os salen las cuentas de los días? jajajaja Esta semana más o menos seguirá el mismo guión que la pasada y, a partir del 14 de Noviembre y hasta el 27, ya empezaré a sumar un poco más para llegar descansado y en forma a Diciembre y a las semanas específicas para medio maratón.

14939586_10209529794714190_8272818550319130748_o
En el Mas de les Fonts (Vallirana) el pasado sábado 5 de Noviembre mientras salí a rodar 31km con +1.150m en BTT con mi hermano.

Bueno, listo por hoy. Os espero pronto para hacer un balance general de la temporada de carreras por montaña, para hablaros del Xalenx Trail Kids y de cómo afronto el invierno y con qué objetivos.

Gracias por seguirme y darme ánimos. ¡Nos vemos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s